Puede que sea por el recuerdo de nuestra infancia o tal vez porque, a pesar de los años, nuestra mentalidad no ha cambiado tanto. En cualquier caso, estudiar en verano se sigue viendo a menudo como algo negativo y se asocia a los suspensos y recuperaciones.

Afortunadamente, todos hemos crecido y ya no tenemos el estrés de examinarnos ni sentimos esa impotencia al pensar que, mientras estudiamos, nuestros amigos o amigas están pasándoselo en grande. Por eso, desde Jubilengua lo tenemos claro: ¿Estudiar idiomas en verano? ¡Por supuesto!

Puro placer

Lo primero que debes tener claro es que es una actividad que realizas por placer, ya sea por no dejar nunca de aprender, por poder comunicarte en ese viaje que tanta ilusión te hace o simplemente por saciar tu curiosidad. Esa es una de las grandes ventajas de estudiar un nuevo idioma en la edad adulta: el ritmo del aprendizaje lo marcas tú. ¿Verdad que así el calor aprieta menos?

A la hora que quieras y desde dónde quieras

Además, desde Jubilengua te ofrecemos una forma completamente flexible de aprender un nuevo idioma. Tanto, que al finalizar cada clase podrás elegir con tu profesor el día y hora de la lección siguiente, sin necesidad de comprometerte siempre a un mismo horario. Tanto, que si dispones de tablet y de conexión a Internet podrás conectarte a la clase cómodamente desde la terraza o el jardín.

Integra el aprendizaje en tu rutina

Ahora que tenemos claro que estudiar en verano ha dejado de ser una losa, nos permitimos daros un consejo: intentad integrar el aprendizaje de un nuevo idioma en vuestra rutina. Esto no quiere decir que tengáis que estar todo el día estudiando. Al contrario, podéis combinar ese aprendizaje con opciones de ocio, como ver una película o una serie en versión original subtitulada o escuchar canciones en el idioma que estés estudiando. ¡El oído también tiene memoria!

Como veis, aprender un idioma puede ser aún más beneficioso en verano, ya que nos obliga a estar mentalmente activo en una época en la que las rutinas se relajan. Sí, estudiar en verano también mola.