Sé que hace mucho tiempo que no sabéis de mí. No es que no haya sido una buena persona todo estos años, ¡al contrario! Es solo que en los últimos años he sentido que con lo que tenía, mucho o poco, ya me daba por satisfecho. Por suerte, la vida me ha ido bien. He podido salir adelante, seguir rodeado de familiares y amistades y, de vez en cuando, darme algún capricho. Nada excesivo, lo prometo.

Pero como ya sabréis, las cosas han cambiado bastante en los últimos meses. Seguro que muchos de los niños –y no tan niños- que os escriben os lo han contado. En estos días en los que las horas y las dichosas olas se suceden sin interrupción, quiero pediros algo. No es nada material, tranquilos, pero esta vez sí que siento que necesito algo.

Esta vez necesito que hagáis magia de verdad y que nos ayudéis a que las cosas mejoren por aquí abajo. Porque lo que más deseo este año es recobrar la normalidad. Sé que no es fácil y prometo poner de mi parte, ser responsable y no hacer cosas que puedan poner en riesgo la salud de los otros.

Lo único que quiero es volver a estar rodeado de los míos, sin temor y sin que un número condicione con cuántos amigos o familiares me puedo juntar. Si no es mucho pedir me gustaría volver a abrazar, a mis padres, a mis hermanos, amigos y a esa tía lejana que este año me he quedado sin ver.

Sé que puede sonar un poco egoísta, pero también quiero recuperar la ilusión y algunas de las aficiones que siempre he tenido. Echo de menos ese ajetreo de actividades sociales y culturales, poder ir al teatro, a un concierto o a aquel restaurante que tan bien nos ha tratado siempre y tan mal lo está pasando ahora.

Y echo mucho de menos ese cosquilleo que sientes cuando planificas un viaje que te hace especial ilusión. En mi caso, ese viaje es a Nápoles y Pompeya. Tranquilos, no os pido que me regaléis el viaje ni nada de eso. Solo os pido poder ir, deambular por los yacimientos de la ciudad que se tragó el Vesubio y, por qué no, poner en práctica todo lo que he aprendido en las clases de italiano. Porque eso querrá decir que la situación está mejor y que falta menos para volver a la normalidad.

Espero no haber pedido demasiado y confío en que nos podáis echar una mano.

Saludos!