Seguro que lo has oído en más de una ocasión. Aprender idiomas en la edad adulta es casi una misión imposible. ¿Seré capaz de memorizar el vocabulario o las reglas gramaticales? ¿Cómo me desenvolveré con la pronunciación? En primer lugar queremos tranquilizarte, ya que la edad no tiene por qué ser una barrera para aprender un nuevo idioma. Al contrario, si te estás planteando este desafío, aquí tienes unas cuantas razones para que veas que sí, se puede.

Ejercita tu cerebro

Las ventajas de aprender un idioma son numerosas desde un punto de vista cognitivo, independientemente de la edad a la que comiences a estudiarlo. Por un lado, hablar una segunda lengua mejora la flexibilidad cognitiva, es decir, la facilidad para adaptarse a una circunstancia nueva o inesperada. En definitiva, aprendiendo un idioma se trabaja la concentración y la agilidad mental y se fomenta el pensamiento lógico o las conexiones neuronales. ¿Se os ocurre algún entrenamiento mejor para vuestro cerebro?

Mejora la memoria

Además de impulsar la agilidad cerebral, estudiar un nuevo idioma es muy beneficioso para la memoria. Así, el aprendizaje de nuevas reglas y el memorizar gramática y vocabulario tienen efectos positivos en la retención cognitiva diaria. Estudios recientes como el publicado en 2011 por la American Association for the Advancement of Science, reflejan que la aparición del Alzheimer se retrasa 4 o 5 años en las personas bilingües.

Arriba la autoestima

Embarcarse en la aventura de estudiar un segundo idioma puede suponer un importante chute de autoestima. Y es que independientemente de la edad, la curva de aprendizaje es, sobre todo al principio, muy pronunciada. Bastan pocas sesiones para entender estructuras sencillas o para formar las primeras frases. En definitiva, se trata de una actividad muy gratificante y beneficiosa para las relaciones sociales.

Conoce otras culturas… ¡Y viaja!

Una vez terminada la aventura laboral por fin disponemos de más tiempo para nosotros mismos. ¿Por qué no dedicarlo a conocer otra cultura y a viajar? En efecto, aprender un idioma es la mejor forma de conocer esa cultura que tanto te apasiona. Y por supuesto, es una herramienta fundamental para poder comunicarte sin problemas en ese viaje que llevas tanto tiempo esperando hacer.

Una vez conocidas las ventajas, seguro que estás un paso más cerca de empezar a cumplir tu sueño. ¡Bienvenido a Jubilengua!